El impacto de la pornografía en nuestras vidas

 

La pornografía es material sexual explícito diseñado para estimular sexualmente al espectador. Esta es la principal diferencia respecto a otro tipo de contenido sexual explícito, la intencionalidad que existe. La pornografía suele consumirse en formato de imágenes o vídeos, y es una industria que mueve millones de euros cada año, con un acceso que es más y más sencillo cada vez, pues su distribución online hace que estén disponibles inmediatamente con tan solo un clic.

Efectos de la pornografía

Debido al aumento de su consumo en los últimos años, incluidos menores, la pornografía está siendo objeto de análisis en relación con sus efectos en la psicología de las personas así como otros efectos en la sociedad. Diversos estudios han sugerido que el consumo excesivo de pornografía puede influir en la percepción de la sexualidad, afectar la autoestima (incluso generar distorsión corporal) y generar consecuencias en las relaciones interpersonales (por ejemplo, perjudicando la comunicación con la pareja). Otros estudios han ido más allá, analizando el impacto del consumo de pornografía en la composición neuronal; así, su consumo se asocia a veces con cambios en la plasticidad cerebral, afectando a áreas relacionadas con la recompensa (por ejemplo, alterando la producción de dopamina) y el control de impulsos (Kühn & Gallinat, 2014). Sin embargo, también existen estudios con resultados contradictorios, por lo que no hay consenso en la comunidad científica todavía.

Por otra parte, también se ha investigado el impacto de la pornografía en la violencia sexual. Mucha de la pornografía mainstream (es decir, la más consumida y normalizada) trata de erotizar la violencia, mostrando escenas muy fuertes donde, normalmente, la mujer es la que sufre la violencia. Es por ello que distintos estudios, asociaciones y movimientos sociales abogan por consumir un tipo de pornografía ética, donde se asegura que las mujeres están trabajando por propia voluntad, se graban escenas más diversas y menos violentas, etc.

Uno de los principales problemas de la pornografía es su consumo por menores, ya que estos pueden pensar que lo que ven es la realidad, complicando la posible educación sexual que estos están adquiriendo. Así, el porno muestra escenas poco realistas (por ejemplo, erecciones constantes, cuerpos muy normativos, orgasmos frecuentes…), lo que puede hacer que los menores que acceden a él asuman que eso es lo normal. Esto, a la larga, puede generar problemas desde complejos físicos, hasta ejercer violencia en otras personas.

La pornografía, debido al hecho de que produce dopamina (neurotransmisor relacionado con procesos de recompensa), puede ser altamente adictiva. Algunos de los signos que implican que puede existir una dinámica de adicción son:

¿Soy adicto a la pornografía?

Determinar si se tiene una adicción a la pornografía puede ser complejo y suele requerir ejercicios de autoevaluación honestos y, en ocasiones, la ayuda de profesionales. Los siguientes indicadores podrían sugerir una posible adicción a la pornografía:

Pérdida de control: incapacidad para limitar o controlar la frecuencia y duración del consumo de pornografía, a pesar de los intentos de reducirlo.

Tiempo excesivo o impacto en la vida cotidiana: uso significativo de tiempo en actividades relacionadas con el consumo de pornografía, interfiriendo con responsabilidades diarias, estudios, trabajo o relaciones interpersonales.

Deseo persistente: experimentar un deseo constante de consumir pornografía, incluso en situaciones inapropiadas.

Tolerancia: necesidad de consumir más cantidades de contenido, o de contenido más extremo para lograr la misma excitación.

Síntomas de abstinencia: experimentar irritabilidad, ansiedad o malestar cuando se intenta reducir o detener el consumo de pornografía.

Intentos fallidos de dejar de consumir: haber intentado reducir o controlar el consumo de pornografía sin éxito.

Conviene notar, sin embargo, que la presencia de uno o más de estos indicadores no indica una adicción necesariamente. Es importante consultar con un profesional en caso de tener dudas, pues este puede ayudarnos a diagnosticar la adicción, así como a superarla. La terapia para la adicción a la pornografía dependerá de cada caso, pero suele ser cognitivo-conductual (por ejemplo, incluyendo ejercicios de sustitución de su consumo por otras conductas).

Ética de la pornografía

La cuestión sobre si la pornografía es ética no tiene una única respuesta. Como se ha mencionado, es cierto que mucha pornografía mainstream plantea vídeos muy extremos, o relacionados con mantener relaciones sexuales con chicas muy jóvenes (títulos como “adolescente” o “hijastra” son muy frecuentes). Es importante realizar un análisis crítico sobre la misma, reflexionando sobre por qué la consumimos, decidir si podemos decrecer su consumo, o investigar previamente las páginas web que utilizamos, para asegurarnos de que no existen casos de abuso, demandas, etc. Este tipo de investigación es relevante, pues algunas páginas web muy conocidas han sido relacionadas con casos de pornografía infantil o de explotación.

En conclusión, debemos ser responsables con nuestro consumo de pornografía, pues puede tener muchas consecuencias tanto en nuestra psique, como en dinámicas sociales bastante graves. Si sospechamos que nuestro consumo es demasiado excesivo y empezamos a depender de la pornografía, conviene consultar con un profesional cuanto antes.

Aquí puedes consultar el servicio de adicciones que ofrezco: Consultar servicio

Xavi Ponseti

Col. Nº B-03138

Referencias

Hilton Jr, D. L., & Watts, C. (2011). Pornography addiction: A neuroscience perspective. Surgical neurology international2.

Kühn, S., & Gallinat, J. (2014). Brain structure and functional connectivity associated with pornography consumption: the brain on porn. JAMA psychiatry71(7), 827-834.

Owens, E. W., Behun, R. J., Manning, J. C., & Reid, R. C. (2012). The impact of internet pornography on adolescents: A review of the research. Sexual Addiction & Compulsivity19(1-2), 99-122.

mÁS ARTÍCULOS INTERESANTES EN

Blog Xavi Ponseti

¿Existe la adicción a la masturbación?

¿Existe la adicción a la masturbación?

¿Existe la adicción a la masturbación?  13 claves para comprender actitudes compulsivas relacionadas con el sexoHablar de adicción a la masturbación obliga, previamente, a comprender el propio concepto de adicción. Sobre todo en la actualidad, cuando cualquier...

leer más
¿Qué es la ansiedad?

¿Qué es la ansiedad?

¿Qué es la ansiedad?  Las noticias han puesto atención últimamente en el aumento de casos con niveles altos de ansiedad, muchos de ellos achacados al Covid-19. La cantidad de personas que acuden a un profesional de la psicología porque sufren de ansiedad ha...

leer más

Teléfono

638 924 113

w

Whatsapp

Email

xponseti@cop.es

Xavi Ponseti - Psicólogo, Sexólogo y Terapeuta de parejas

Costa de les Germanetes, 6, 2ºB, 07010 Palma, Balearic Islands

¿en qué puedo ayudarte?
Trastornos de Ansiedad
Depresión
Problemas y dificultades sexuales 
Sexología
Terapia de Pareja
Terapia Psicológica

Aviso legal / Política de privacidad / Políticas de cookies

 

© Xavi Ponseti 2024

¿Cómo puedo ayudarte?