Sexólogo en Palma de Mallorca

Xavi Ponseti Forteza

La terapia sexual es un enfoque terapéutico que se centra en abordar y resolver problemas relacionados con la salud sexual, la intimidad y las dificultades específicas en la esfera sexual de individuos o parejas. Es importante destacar que los trastornos de la sexualidad, término que abarca aspectos como la eyaculación precoz, la disfunción eréctil o impotencia sexual, el deseo sexual hipoactivo o bajo deseo sexual, entre otros, pueden presentarse de manera diferente en hombres y mujeres.

En el caso de los hombres, las dificultades en la erección (no tener erección o dificultad en el mantenimiento de esta) y la eyaculación precoz son comunes, aunque también se abordan otros aspectos como la eyaculación retardada o aneyaculación (ausencia de eyaculación), así como el bajo deseo sexual. Para las mujeres, las dificultades más frecuentes incluyen el deseo bajo sexual, la anorgasmia, el vaginismo, o la dispareunia o dolor al penetrar, todos aspectos que pueden ser tratados mediante la terapia sexual.

La sexualidad, un aspecto íntimo y fundamental de la vida adulta, no se limita únicamente a la vida sexual y sentimental. Incluye también la identidad sexual, la orientación sexual, la expresión de estas, los roles asociados, las habilidades sociales en las relaciones con personas que nos atraen sexualmente, la aceptación de nuestro propio cuerpo y la relación que mantenemos con él, los mitos y creencias sexuales, los aprendizajes adquiridos a lo largo de nuestra vida, las expectativas sexuales que adoptamos, ya sean realistas o no, y los desafíos que pueden surgir cuando estas no coinciden con nuestra realidad.

La terapia sexual se presenta como un recurso valioso para abordar estos aspectos y mejorar la calidad de vida sexual y emocional, proporcionando herramientas para superar los desafíos y expectativas que puedan surgir en la complejidad de la sexualidad humana.

Los problemas sexuales y su impacto en la relación

La terapia sexual frecuentemente se vincula con la terapia de pareja, ya que los desafíos en la esfera sexual pueden impactar a ambos miembros de la pareja cuando surgen dentro de la relación. La intimidad compartida desempeña un papel crucial en la unidad y estabilidad de la pareja, teniendo un impacto significativo en la salud emocional de sus integrantes.
La conexión única que se experimenta en los momentos íntimos contribuye a la fortaleza del vínculo entre los miembros de la pareja. Sin embargo, cuando surgen dificultades en este aspecto, los cimientos que sustentan la relación afectiva pueden verse afectados. En situaciones en las que el problema afecta a ambos miembros, la pareja puede optar por participar conjuntamente en sesiones psicoterapéuticas como una forma de abordar y superar las dificultades que enfrentan.

Problemas sexuales más comunes

Disfunción eréctil o impotencia sexual

La disfunción eréctil es la incapacidad persistente para lograr o mantener una erección lo suficientemente firme para tener relaciones sexuales satisfactorias. Puede ser causada por factores físicos, como enfermedades cardiovasculares o diabetes, factores psicológicos como ansiedad sexual o depresión o factores sexuales como mitos o aprendizajes erróneos, o una combinación de estas. Suele ser más probable que sea una causa psicológica o sexual, ya que en la mayoría de casos el problema viene cuando estamos con otra persona, no cuando se está solo en la intimidad.

Eyaculación precoz

La eyaculación precoz es una disfunción sexual caracterizada por la incapacidad de controlar el momento de la eyaculación durante el acto sexual, pudiendo ocurrir de manera persistente y puede generar angustia emocional. Suele deberse a no haber aprendido a controlar la excitación y no tener consciencia de las señales anticipatorias que avisan para poder controlar la eyaculación. Existe una alta eficacia, de hasta un 90%, en las técnicas existentes para solucionar esta problemática.

Bajo deseo sexual

El bajo deseo sexual, también conocido como deseo sexual hipoactivo, se refiere a una disminución persistente del interés en el contacto sexual. Puede tener causas psicológicas, como estrés, depresión o conflictos de relación, así como factores físicos como desequilibrios hormonales o condiciones médicas. Cambios en el estilo de vida, terapia sexual y abordar las causas subyacentes son enfoques comunes para tratar el bajo deseo sexual

Vaginismo

El vaginismo es un problema sexual caracterizado por la contracción involuntaria de los músculos que rodean la vagina, lo que dificulta o imposibilita la penetración. Esta tensión muscular puede ser provocada por miedo, ansiedad, trauma sexual o incluso anticipación del dolor. El vaginismo puede generar dolor, malestar y dificultades en la intimidad sexual. El tratamiento generalmente implica terapia sexual, técnicas de relajación, y en algunos casos, asesoramiento psicológico para abordar las causas subyacentes y mejorar la calidad de vida sexual.

Anorgasmia

La anorgasmia se refiere a la dificultad persistente o la incapacidad para alcanzar el orgasmo, a pesar de una estimulación sexual adecuada. Puede ser primaria (nunca haber experimentado un orgasmo) o secundaria (haber experimentado orgasmos antes). La terapia sexual es eficaz para este problema.

Dispareunia

La dispareunia, un trastorno sexual, se refiere al dolor durante el coito. Puede afectar a hombres y mujeres, pero es más común en mujeres. Las causas pueden incluir condiciones médicas, problemas emocionales o tensiones musculares. El tratamiento suele implicar terapia sexual, cambios en la rutina sexual y, en algunos casos, medicamentos.

Deseo sexual muy alto o hipersexualidad

La hipersexualidad, también conocida como trastorno de control de impulsos sexual, implica un aumento excesivo del deseo sexual que puede interferir con la vida diaria.

Adicción al sexo

Es un comportamiento compulsivo y descontrolado en torno al sexo. Puede afectar negativamente la vida personal, laboral y social. Factores psicológicos y neuroquímicos pueden contribuir. El tratamiento suele incluir terapia cognitivo-conductual, apoyo psicológico y en algunos casos, medicamentos.

Aneyaculacion o eyaculación retardada

La eyaculación retardada es una disfunción sexual caracterizada por la dificultad persistente para llegar al orgasmo o eyacular, a pesar de una estimulación sexual adecuada. Puede tener causas psicológicas, como ansiedad o estrés, así como factores físicos, incluyendo ciertos medicamentos. El tratamiento suele implicar terapia sexual, técnicas de relajación y, en algunos casos, ajustes en la medicación. Consultar a un profesional de la salud es crucial para abordar la eyaculación retardada y mejorar la experiencia sexual.

Teléfono

638 924 113

w

Whatsapp

Email

xponseti@cop.es

Xavi Ponseti - Psicólogo, Sexólogo y Terapeuta de parejas

Costa de les Germanetes, 6, 2ºB, 07010 Palma, Balearic Islands

¿en qué puedo ayudarte?
Trastornos de Ansiedad
Depresión
Problemas y dificultades sexuales 
Sexología
Terapia de Pareja
Terapia Psicológica

Aviso legal / Política de privacidad / Políticas de cookies

 

© Xavi Ponseti 2024

¿Cómo puedo ayudarte?